¿Qué es la Depresión?

¿Qué es la Depresión?

En esta última década se ha detectado un incremento de la depresión a nivel mundial, es por eso que es de suma importancia informar a todos nuestros familiares, amigos y amistades sobre este problema, ya que algunos de ellos podrían estar padeciendo algunos de sus síntomas, lo que podría llevar a tener algunas consecuencias que profundizaremos más adelante en este artículo.

Hay heridas que nunca se ven en el cuerpo que son más profundas y dolorosas que cualquiera que sangre.»Laurell K. Hamilton».

Es una enfermedad que avanza también en el continente americano, la Organización Mundial de la Salud advierte sobre el avance de este trastorno, que es padecido por unos 50 millones de personas en esta región según estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Esta cantidad basada en datos de personas que vivían con depresión en 2015, corresponde al 5 % de la población mundial y aumentó cerca del 17 % con respecto a 2005, por lo que es un trastorno muy frecuente en nuestra sociedad y afecta a cada persona de manera diferente.

El término proviene del latín depressio, que significa ‘opresión’, ‘encogimiento’ o ‘abatimiento’.

La depresión es una prisión en la que eres tanto el prisionero como el cruel carcelero.»Dorthy Rowe».

Conocida en sus inicios con el nombre de melancolía, la depresión aparece descrita o referenciada en numerosos escritos y tratados médicos de la Antigüedad. El origen del término se encuentra en Hipócrates, aunque fue hasta el año 1725, cuando el británico Richard Blackmore rebautiza el cuadro con el término actual de depresión.

La depresión es una enfermedad o trastorno mental que se caracteriza por una profunda tristeza, decaimiento anímico, baja autoestima, pérdida de interés por todo y disminución de las funciones psíquicas.

En el diagnóstico psiquiátrico se describe como un trastorno del estado de ánimo, transitorio o permanente, caracterizado por sentimientos de abatimiento, infelicidad y culpabilidad, además de provocar una incapacidad total o parcial para disfrutar de las cosas y de los acontecimientos de la vida cotidiana (anhedonia).

El término médico hace referencia a un síndrome o conjunto de síntomas que afectan principalmente a la esfera afectiva: como es la tristeza constante, decaimiento, irritabilidad, sensación de malestar, impotencia, frustración a la vida

Los trastornos depresivos pueden estar, en mayor o menor grado, acompañados de ansiedad.

Consecuencias

La depresión puede tener importantes consecuencias sociales, laborales y personales, desde la incapacidad laboral (ya que se puede presentar un agotamiento que se verá reflejado en la falta de interés hacia uno mismo, o incluso el desgano para la productividad, lo cual no solo afectará a quien está pasando por la depresión, sino también a quienes lo rodean) hasta el suicidio. Otros síntomas por los cuales se puede detectar este trastorno son cambio del aspecto personal, enlentecimiento psicomotriz, tono de voz bajo, constante tristeza, llanto fácil o espontáneo, disminución de la atención, ideas pesimistas, ideas hipocondríacas y alteraciones del sueño.

La depresión, uno de los males más dolorosos que puede acompañarnos.

¿Qué hacer si está deprimido?

Como especialistas te recomendamos hablar sobre lo que uno siente con personas de confianza o con un profesional de la salud mental.

De igual manera, se debería evitar el aislamiento, y hacer actividades como ejercicios, pasatiempos, caminatas, lecturas. Se debe estar atento ante los cambios en los hábitos alimenticios y de sueño, pues podrían ser una señal de padecer la enfermedad. Se recomienda también aceptar que se padece el trastorno y evitar el consumo de alcohol y de sustancias ilícitas, ya que podrían empeorar la situación. Ante cualquier pensamiento suicida, se debe pedir ayuda de inmediato.

Diagnóstico

El primer pasó imprescindible consiste en realizar una completa evaluación del paciente, con la realización de todas las pruebas necesarias en cada caso, en busca de posibles causas orgánicas, farmacológicas o tóxicas que simulen, provoquen o empeoren un trastorno depresivo

En segundo término, es la entrevista clínica la que ofrece los datos necesarios para el diagnóstico

Una buena evaluación diagnóstica debe incluir una historia médica completa. ¿Cuándo comenzaron los síntomas, cuánto han durado, cuán serios son? Si el paciente los ha tenido antes, el médico debe averiguar si los síntomas fueron tratados y qué tratamiento se dio. Quien diagnostique también debe preguntar acerca del uso de alcohol y drogas, y si el paciente tiene pensamientos de muerte o suicidio. Además, la entrevista debe incluir preguntas sobre otros miembros de la familia.

Si conoces a alguien que esté en esta situación o requiera ayuda compártele este artículo para que este informado sobre este padecimiento y de ser necesario busque ayuda.

Share Button
Celos y celotipia

Celos y celotipia

¿Cuál es la diferencia entre celos y celotipia?

Cuando una persona llega a consulta preguntando acerca de si sus celos son naturales nosotros podemos decir que sí. Sin embargo, los celos que controlan al otro es celotipia. Los seres humanos por sus propios miedos proyecta en el otro su desconfianza y hace responsable al otro de su propia desconfianza en el amor que le tienen. No se puede sentir desconfianza en el amor que le profesa otra persona si no tienes amor por tí mismo. Si una persona se valora es imposible que piense que otra persona va a buscar a alguien más. También si una persona se valora no va a pensar en el miedo que tiene a perder a alguien, pues sabe, que puede vivir consigo mismo.

La celotipia es un estado también de dependencia. Una persona que busca la felicidad en el otro es infeliz consigo mismo y una persona que es infeliz consigo mismo tiene miedo a perder a otra persona. A la vez, una persona celotípica es una persona que se hace dominante a través de la victimización y el ataque al otro. La celotipia lleva al dominio del otro para que satisfaga su inseguridad. Sin embargo, dado que el carácter de la enfermedad es la inseguridad cualquier cosa puede ser motivo de celos.

Muchas veces las personas ya tienen sometida a la persona con la que viven y a pesar de ello, buscan algún pretexto para discutir. Una palabra mal escuchada, una sonrisa en un lugar equivocado puede generar que la persona distorsione la realidad y vea algo que su ser necesita: pelear o discutir.

El celotípico al tener sometida a la persona no se siente satisfecho, busca tener algo que refuerce su malestar y si la realidad no se lo proporciona tiende a inventarlo desde su pensamiento y percepción.

¿Cómo controlar los celos?

Los celos son sentidos como una traición hacia sí mismo por la persona que lo vive, y lo que no tolera es que su ser haya sido traicionado. Pero la traición no es cierta. El ser humano busca que el amor de su vida sea correspondido sin embargo, no es una necesidad, es una búsqueda. Muchas veces se quisiera que la búsqueda terminara pero el amor es un juego que se vive día a día, no es algo completo, es algo en constante construcción.

Cuando una persona pide amor incondicional está pidiendo a un Dios, no a un ser humano. En contra de todo lo que se piense, dar amor no es innato, es algo que aprendemos a dar, esto significa que las personas brindan amor como han sido enseñadas a darlo, por su cultura, su ambiente familiar, social o unas simples vivencias personales con otra persona.

Si nosotros pensamos de manera lógica los celos son una petición de amor incondicional. Una petición que ningún ser humano es capaz de dar sin otorgar bajo su consentimiento. A diferencia de Dios (que según las creencias religiosas es un ser que ama al ser humano sin importar su condición), el ser humano es voluble en sus emociones y por ello, el amor que podía sentir puede moverse fácilmente. 

Evitar que una persona se enamore o se desenamore no es reelevante desde éste punto de vista, puesto que la persona lo hace sin pedir autorización, es su mente la que va a ser que algo le parezca sumamente agradable o desagradable, bello o feo. Si entendemos ésto, entonces sabremos que el amor es relativo, no hay una muestra de amor específico y no hay un amor que sea controlable, depende de la persona.

El error de un celotípico es creer que hay una forma de amor que puede dominar. El amor es conforme a la persona, no conforme al puesto que ocupas, es decir, no porque tienes una pareja la pareja te tiene que amar.

Vamos a un principio fundamental en el ser humano: todo lo agradable se atrae, todo lo desagradable se repele. Entonces, desde éste punto de vista, si el amor es agradable se va a atraer, si es desagradable se va a evitar.

Si una persona celotípica practica el amor haciéndolo desagradable, entonces, es muy probable que lo que obtenga sea rechazo.

Ninguna persona le gusta que le corten la libertad y si el celotípico la corta significa que está causando desagrado. Toda relación que lleva a la limitación de la libertad lleva al fracaso. Entonces, ¿el celotípico que tiene que hacer si su fin último en sus acciones es la coartación de la libertad? Quedarse sólo o tener como pareja una persona dependiente. Si elige la primera opción es muy probable que sufra porque él en sí mismo es un dependiente del poder que ejerce sobre la otra persona, y por ende necesita quedarse sólo para aprender a tolerar su falta de dominio y desintoxicarse de sus pensamientos invasivos. (Ésto aún no termina, espera la siguiente entrega)

Share Button