Cuando se trata de algo difícil que no podemos comprender, en donde un tercero está involucrado, si no es algo que se apegue a nuestra realidad establecida (como nosotros queremos dentro de nuestra zona de confort) generamos rechazo, debido a que nos aferramos a las circunstancias y relaciones que tanto nos ha constado construir y no están saliendo como queremos.

¿Cómo hacemos para seguir adelante cuando las cosas no resultan? Una manera muy poderosa es perdonar… pero, ¿perdonar a quién? ¿Al otro? Si, nosotros al perdonar al otro de manera indirecta estamos empezando un proceso de auto perdón, en donde nos damos la oportunidad de dejar de sufrir con el hecho de que las personas no hagan lo que nosotros queremos, como lo queremos, y/o que las situaciones no salgan como nosotros así lo esperábamos.

Una manera efectiva de conseguir esto, sin lugar a dudas es la comunicación y la empatía. La primera es esencial, debe existir un dialogo primero con nosotros mismos para intentar definir que está sucediendo dentro de nosotros en esos momentos y de esa manera facilitar el diálogo con la parte externa, ahí es importante la empatía para lograr comprender que está sucediendo en el interior del otro (así como lo logramos hacer con nosotros mismos).

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *